Gire su celular para una correcta visualización

EL SUEÑO

de Una Colección Familiar

Una familia de precursores y pioneros con una gran determinación para ir siempre en búsqueda de nuevos desafíos. Valores que han trascendido generaciones y son parte del sello que los distingue. Bemberg Estate Wines es un hito en su historia; una colección de vinos que honra su linaje y que se constituirá en parte del legado familiar.

El origen de la Familia Bemberg se remonta a la segunda mitad del siglo XVI y tiene sus raíces en una pequeña ciudad alemana llamada Langenberg. En esa localidad, Conrad zum Bimberg—el primer miembro familiar del que se tienen registros—poseía una gran propiedad en la que cultivó sus primeros viñedos, una apasionante actividad que perduró en la sangre durante siglos.

Aunque los archivos familiares dan por sentado el comienzo de esta Familia con el nacimiento de Conrad zum Bimberg, muchos sitúan el verdadero inicio del linaje en la primera mitad del siglo XIX y resaltan la figura de Otto Peter Bemberg como fundador de la misma. En 1850 Otto emigró del Viejo Mundo y se embarcó hacia Sudamérica, estableciéndose finalmente en Argentina. Fue él quien sentó en nuestro país las bases de la Familia, permaneciendo fiel a sus orígenes europeos.

Otto Peter Bemberg

Fue Otto Bemberg quien sentó los fundamentos de nuestra Familia

La historia continúa con su hijo Otto Sebastián, con quien fundó la Destilería Franco Argentina y la Brasserie Argentine Societé Anonyme, empresa que marcaría un hito fundamental en la línea de tiempo de los Bemberg y que más tarde adoptaría el célebre nombre de Cervecería Quilmes.

Desde el comienzo, la Familia ha sentido fascinación por el vino, manteniendo el vínculo con este mundo a ambos lados del océano Atlántico: una pasión histórica de aquellos miembros que habitaban el Viejo Mundo, la plantación de viñas en Mendoza en 1920 y la adquisición en 1996 de algunas fincas en Napa Valley- California - en el Nuevo Mundo.

La estrecha relación con este mundo hizo que luego de más de 150 años desarrollando la Cervecería Quilmes, en 2010 la Familia decida reinventarse y enfrentar un nuevo desafío en el mundo del vino, para transformar al grupo de Bodegas líder de Argentina en uno de los principales a nivel mundial.

Otto Sebastián Bemberg

Un sueño

hecho realidad

Miembros de la Familia Bemberg
visitando las estibas de su colección

Con el correr de los años, la pasión por el mundo del vino se acrecentó. la degustación privada de irrepetibles ejemplares propios se transformó en una indispensable y frecuente práctica de las reuniones familiares. El entusiasmo con el que se encaraban estos encuentros fue creciendo cada vez más, incrementando también el interés por la cata de nuevos y mejores exponentes. En esos festejos íntimos se disfrutaban los más diversos sabores y aromas de distintas regiones del país. Fue en la intimidad de esas reuniones que nació la inspiración de crear una etiqueta familiar de vinos que transmitiera los valores y el legado de la Familia Bemberg.

Lentamente, el sueño de una serie de vinos exclusivos que presentaran los mejores exponentes de cada viñedo que la Familia posee en Argentina, fue tomando forma hasta convertirse en el orgullo de una etiqueta propia. Cada botella, cada sabor y color, hasta cada corcho hecho con alcornoque traído de la finca familiar "Ciguiñuelas" en España, representa lo mejor de los esfuerzos mancomunados de la Familia.

Progresivamente, estos resultados que inicialmente estuvieron reservados a un círculo íntimo, fueron dándose a conocer entre amigos. Fueron ellos los que inspiraron la idea de separar ciertas partidas para que nuestros vinos pudiesen disfrutarse alrededor del mundo.

Cada botella, cada sabor y color, y hasta cada corcho, representa lo mejor de los esfuerzos mancomunados de la Familia.